martes, 30 de diciembre de 2008

Conseguir un imperio por tres meses de gestación

La emperatriz romana Livia Drusilla (57 a. C-29 a.C, imagen superior) dio a luz a Druso el Mayor, el futuro padre del emperador Claudio, a los tres meses de su boda con Augusto. Como se dice coloquialmente en España se casó de penalty. Puesto que Livia se acababa de divorciar de su primer marido y primo suyo Tiberio Claudio Nerón, quien se la ofreció a un locamente enamoradizo Augusto a cambio de que se olvidara su apoyo al entoces defenestrado Marco Antonio, era evidente que o bien el pequeño no era hijo del César o éste había mantenido relaciones adulteras con su madre. La afición de la plebe romana por el cotilleo y el morbo hicieron que en los días siguientes a la boda las paredes de Roma aparecieran maquilladas por pintadas y pasquines que proclamaban: <<Hay gente afortunada que solo precisa de tres meses para asegurarse la sucesión>>.

*La escultura de Livia pertenece a los fondos del M.A.N, adonde llegó de una excavación realizada en Paestum, localidad de la región italiana de la Campania, en 1860.

2 comentarios:

  1. Buen post, la época de Augusto y su Familia Imperial es fascinante
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. @ Morgana LeFay

    Gracias por el elogioso comentario y por tu visita a mi bitácora.

    Saludos

    ResponderEliminar