sábado, 2 de mayo de 2009

La Antigua Roma se viste con sus mejores (y coloridas) galas


Levantado en el campo de Marte por el emperador romano Augusto, quien gobernó Roma entre los años 27 a.C Y 14 d.C, con motivo de la conmemoración de sus victorias militares en Hispania y las Galias, el Ara Pacis señala el inicio de una época de paz, prosperidad y grandeza, además de simbolizar el advenimiento del Imperio en la historia de Roma.

Para recuperar esa grandeza perdida a través de siglos de incuria y olvido, un grupo de investigadores de la Superintendencia de Bienes Culturales del Ayuntamiento de Roma ha realizado un modelo virtual de este importante monumento de Augusto, tal como era cuando se consagró en el año 13 a.C, con toda la vistosidad de los alegres colores que entonces resaltaban las figuras de sus bajorrelieves. Para lograr este objetivo se han analizado mediante rayos ultravioleta la base orgánica de los restos de policromía que aún conserva el altar. Los resultados fueron presentados en la conferencia internacional Los colores de Augusto. Sí queréis saber un poco más os amplio la información con la noticia recogida en el periódico La Vanguardia.

7 comentarios:

  1. Me encantan estas recreaciones... quizá ayuden a borrar de la mente esa imagen que tenemos de estas obras que imaginamos de mármol desnudo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. También me ha gustado a mi. No estoy acostumbrado a imaginarme los colores de esas obras y verlas así les da un valor añadido.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hace unos años tuve ocasión de ver en el Vaticano una exposición titulada "Los colores del blanco" y era espectacular. Cuesta un poquillo adaptarse a esos colores tan vivos, porque no dan un aspecto muy natural a las esculturas, pero resultan muy interesantes. El Ara Pacis debió ser increíble en colores. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  4. En el mundo antiguo la policromía era un método de decoración usual en las esculturas y monumentos de mármol. Por citar dos casos emblemáticos que permanecen en el ideario popular vestidos de blanca desnudez y que en realidad, también mostraron en sus muros vivos colores, el Partenón de la Acrópolis de Atenas o el Coliseo romano.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Dondé va a parar el atrevimiento y mixtura de colores de esa época a la actual.
    A bear hug.
    By Inquisitormurciano.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por hacerte seguidor de este blog Inquisitormurciano.

    Un saludo

    ResponderEliminar