lunes, 2 de junio de 2008

Calendas de junio

Carna vivía a la orilla del Tiber, en las siete colinas donde mucho más tarde se construiría la ciudad de Roma. Era hermosa y escurridiza, como todas las ninfas, y se divertía apareciendo y desapareciendo, enamorando a mortales a los que burlaba y abandonaba. Un día fue ella la engañada puesto que se encontró con Jano, el de las dos caras, que resultó más falso que una feria medieval. Contra éste no le sirvieron sus tretas de ninfa y acabó en la cama, un primer día del mes de junio, donde además el dios Jano le robó algunos de sus poderes sobrenaturales. Carna se convirtió en la diosa encargada de la asimilación de los alimentos, en la vigilante de las puertas, que abren lo que está cerrado y cierran lo que está abierto, y en la protectora de los recién nacidos.
En la antigüedad se celebraba este día la Carnaria, Calendas de Junio o Calendas de las habas. El día en que lo imposible se hace posible. La costumbre era comer tocino con gachas de habas para asegurar la vitalidad de los órganos sexuales para todo el año.
Un primero de junio de 1252 fue coronado Alfonso X el Sabio, uno de los mejores reyes de toda la historia de la humanidad. El mismo día, pero setecientos años después, se suprimían las cartillas de racionamiento en España, con lo cual comenzaría el lento declive de algunas comidas de pobres, como las gachas. Si no las encuentran o no saben hacerlas, zámpense una fabada, que vale igual.

Vía: De la parte Berlanga

2 comentarios:

  1. Hablas de las calendas y no dices qué significa el término, mala cosa si quieres hablar de historia,por corta que ella sea debe ser completa para ser información, de cualquier forma tu blog es interesante, como todo lo que se haga sobre historia es una contribción valiosa, en estos tiempos que vivimos más pendientes del consumo. La historia poco importa para interpretar esa conducta maleva de usar y tirar, donde los chinos hacen la fiesta.Roni Ayala.

    ResponderEliminar
  2. Esta historia la saque del libro de Julio verne, es tan profunda.

    ResponderEliminar