viernes, 18 de enero de 2008

La policía en la Antiguedad

Ciudades griegas:
En el siglo V, Atenas mantenía a un contingente de arqueros escitas esclavos, encargados de mantener el orden en las asambleas, tribunales y ceremonias.Estaban bajo las ordenes de un magistrado llamado "Astynomoi".

En la ciudad de Siracusa existió bajo el gobierno de los tiranos, cuerpos de policía secreta, ganando estos fama por su imaginación como torturadores.
En Esparta también existió la policía secreta(ver Krypteia), cuya función principal era controlar a la gran masa de población de los ilotas (siervos en estado de esclavitud), para evitar rebeliones.
Imperio romano:
En Roma, los magistrados estaban autorizados a mantener el orden por medio de sus ayudantes, los "lictores" y los "tresvi capitales".
A partir del S.II d.C, se instauro una especie de policía secreta llamada "frumentarrii" (forrajeadores), quienes además se encargaban de la recogida y transporte del correo.Estos últimos fueron reemplazados en tiempos del emperador Diocleciano (c. 245-316 d.C) por los "agentes in rebus" (Agentes).
Imperio bizantino:
En el Imperio Bizantino, desde el reinado de Basilio II Bulgaróctono , se utilizo la guardia varega, un cuerpo formado por bárbaros procedentes del norte con raíces escandinavas. Aunque su función principal era la de proteger a los emperadores, también fueron empleados en otras funciones:

Defensa de la familia imperial.
Labores ceremoniales durante la coronación de emperadores.
Fuerza de policía especializada en la detención y eliminación de conspiradores.
Fuerza de choque en frentes de batalla.
Guarnición eventual de las ciudades cabeceras del Imperio.
Guardia palaciega.
Elementos de diplomacia (para impresionar a delegaciones y embajadas del extranjero).

A partir del S.XI la guardia varega, fue también llamada "guardia inglesa" por la cantidad de mercenarios sajones presentes en sus filas. En los últimos siglos del imperio los componentes de este cuerpo se obtenían de la isla de Creta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario